Entrevista a Pepa Anguita Lara, deportista del programa de condición física de mayores en Puerto de la Torre (95 años)

Entrevista a Pepa Anguita Lara, deportista del programa de condición física de mayores en Puerto de la Torre (95 años)

“El secreto de la longevidad está en reírse mucho, hacer ejercicio y ser positivo”

“Aconsejo comer normal, por ejemplo, potajes y tortilla de patatas”

“Ayuda mucho vivir el presente, tener buen carácter y poder decir que he hecho el bien, esto último da una alegría muy grande”

Pepa Anguita Lara cumplirá este julio 96 años y es la deportista más veterana de todos los programas deportivos municipales. Participa en el de Condición Física para Mayores y realiza una vida sencilla; atribuye a llevar unas costumbres normales, al humor positivo y a ser una buena persona estar tan cerca del siglo de existencia. Esta mujer es un ejemplo de cómo alcanzar longevidad con sentido común y sabiendo someter los problemas y las situaciones adversas. Pepa da lecciones y nos expone sus vivencias y su experiencia en el deporte tras 40 años de práctica saludable.

Se reconoce como una mujer guapa en su tiempo, con buen ojo clínico, tiene ojos pequeños y muy vivos, de color azul y con facilidad para percibir si su charla interesa a quien le escucha.

El Área de Deporte del Ayuntamiento de Málaga cuenta con 2.200 mayores integrados en este programa de mantenimiento físico, nacido en la temporada 1995-6, y que se desarrolla en 10 instalaciones.

-¿Cuándo y por qué empezó usted a hacer deporte con el Ayuntamiento? 

Por lo menos hace 40 años. Yo nací el 22 de julio de 1922 y empecé con la gimnasia en Carranque; después me vine aquí a Puerto de la Torre porque a los mayores los quitaron de Carranque. Nos mandaron a Cruz de Humilladero, que me venía muy lejos porque debía coger dos autobuses.

Salí un día con una amiga y las dos decidimos apuntarnos y mi amiga no acabó yendo y yo sí. Yo vivía en Huelin y mis nietos y mis hijos me hicieron una casa aquí en Puerto de la Torre junto a ellos porque no querían que yo viviera sola porque yo había enviudado ya.

¿Y empezó a gustarle el deporte, no?
Yo enviudé hace 40 años, mi marido era militar, y ahí empecé yo a pensar en nuevas actividades. Tengo dos hijos, uno con 73 años y, otro, con 71, 7 nietos y 5 biznietos. Podría tener tataranietos, pero lo que pasa ahora, están trabajando ahora todos.

¿Cómo es su estado de salud?
Estupendo, yo no tengo nada, no tengo ninguna operación, tengo bien mis dientes, no me falta ninguno. No uso gafas, coso de noche. Hay veces que me enseñan algo en un papel y me preguntan sorprendidos: -¿Pero tú lo lees? Y yo respondo: -¿Yo? Sí, claro. Y otros me dicen: -Pero, ¿tú sales a la calle sin móvil? ¿y no te da susto? Y les digo: -¿Yo? ¿para qué lo quiero? A mí no me gusta eso.

Caerte y hacerte algo, te puedo pasar a ti con la edad que tengas, caerse se cae uno con cualquier edad. Yo como tengo ya una edad, voy con más cuidado, antes iba muy corriendo.

¿Cuál es el secreto de su longevidad para llegar a los 95 años?
Yo creo que hay varias cosas. Lo primero es cuidarse y venir a hacer ejercicio. Lo segundo, y se lo digo a mis hijos y a mis nietos, comer normal, nada de tonterías. Yo me como potajes y tortillas de patatas, pero nada de refrescos carbónicos. Lo tercero, reírse mucho, yo muchas veces, cuando pasa algo, me dicen: -Tú te ríes. Y yo respondo: -No, espera, voy a llorar. (Se ríe).

Yo he llegado ya a la década de los 90 y no quiero saber nada del siglo. Si estoy así, sí, pero si estoy impedida y me tienen que lavar, prefiero no llegar. No sé si llegaré al siglo, si estoy así, sí quiero llegar, si me tienen que lavar y eso, pues no.
Otra cosa es ser positivo, vivir el presente, tener buen carácter y hacer el bien. Es muy importante. Es una alegría muy grande decir: no le he hecho daño a nadie y todo el mundo me aprecia.

Yo soy un bicho raro y cuando alguna vez han venido a buscarme y han preguntado por una señora de 95 años, no me veían, no se podían creer que yo tenga esa edad.

Cuando usted termina su actividad aquí, ¿tiene ayuda en casa?
No, que va, yo me guiso, hago mi compra, bajo a Málaga, como a mi manera, me plancho, lo hago todo. Y tengo a mis nietos que están al lado, pero yo me valgo sola. A mí no me gusta el móvil. Salgo sin el móvil, mis nietos me preguntan si no me da susto salir sin el móvil. Caerse le puede pasar a uno con cualquier edad.

Sus amigas y compañeras, ¿qué tiempo llevan con usted en el programa de gimnasia?
Yo voy por libre, tengo amigas que unas veces no pueden venir. Mis amigas verdaderas se han muerto. Cuando yo voy a un entierro, en vez de fijarse en el muerto, se fijan en mí. Las amigas mías de niñez, ésas ya no están. También se me han muerto ya todos mis cuñados.
Amistades de venir aquí sí tengo y salimos los domingos y vamos a comer y jugamos a las cartas, me gusta mucho jugar.

¿Qué aficiones tiene?
Me gusta mucho leer, siempre cosas que vayan conmigo y ver la tele también me gusta mucho, de la tele se pueden aprender muchas cositas.
También me gusta mucho discutir con mis hijos de política. Mi hijo el chico, que tiene mucha gracia, me dice: -Mamá, te voy a hacer alcaldesa.
Me considero una persona con mucha suerte, tengo salud, tengo mis hijos y soy feliz. No uso gafas, puedo leer y coser sin ellas, hay personas con menos edad que yo que se sorprenden de que pueda leer palabras a cierta distancia.
Luego te puedo contar que me he adaptado bien al euro que, en una tienda a la que suelo ir, me dice la empleada: -Aprobada, aprobada. Lo conoce usted muy bien. He conocido el céntimo, la gorda, la peseta…

¿Tiene usted hermanos?
No, no tengo. En aquellos tiempos, la gente tenía muchos hijos. Mi abuela por parte de madre, tuvo 20 hijos. Mis tías, una tuvo 7 hijos, otra, 9 y otra, 10 y mi madre me llevaba a todas partes y cuando te encontrabas con alguien y le preguntaban cuántos hijos tenía, mi madre decía: -Tengo sólo a ella. Y la gente le decía: -Uy, ten cuidado se te vaya a morir. Ella era muy positiva como yo. Lo que hay que ser es muy positiva. Mi madre decía: -¿Por qué se va a morir? Yo no tengo miedo, yo sé que cualquier día…, pero decir adiós así….tengo mucha suerte.

2018-02-09T08:02:20+00:00